ESTAMOS ONLINE

OTRO MUNDO CREATIVO

Innovación sin precedentes y cultura propuctiva. Capítulo II

google

La patente del motor de búsqueda de Google se basa en la tecnología PageRank, un algoritmo con 500 millones de variables y 2.000 millones de términos, capaz de efectuar 120.000 búsquedas por minuto, una herramienta de calidad y precisión sin precedentes. Toda la información contenida en Internet se encuentra en los miles de servidores propios de la empresa, sus bancos de datos superan a las bases de datos gubernamentales. Tal potencia ha constituido una verdadera revolución tecnológica a nivel global. Esta ha sido su principal misión sobre todas las cosas, hacer realmente accesible, útil y gratis, toda la información contenida en la Red. 

Desde la salida a bolsa de Nestcape, que simbolizó el despegue de Internet y de las .com, las empresas de nuevas tecnologías han avanzado a pasos agigantados y Google siempre ha estado a la cabeza de la innovación tecnológica. Después del la aparición del exitoso sistema de búsqueda de Google, su competencia en este sector, la empresa Ask, compró un motor de búsqueda de tercera generación llamado Teoma, la estrategia de Google fue aliarse con Ask en vez de competir con él.

Pero mantener la innovación en un proceso de crecimiento tecnológico acelerado no es tarea fácil y Google lo ha conseguido cultivando una efectiva cultura de empresa, lo que ha dado lugar a una extensa gama de innovadores productos y áreas de posible expansión de negocio. La innovación permanente constituye el núcleo central estratégico y la razón principal por la que esta empresa se adelantó a su tiempo y al día de hoy sigue permaneciendo a la cabeza. Google, introduce a menudo en su sistema, cambios y mejoras tecnológicas de una manera vertiginosa para proporcionar a los usuarios búsquedas optimizadas cada vez más rápidas. Su triple filosofía basada en una cultura de empresa productiva, conciencia de trabajo en equipo y ética, les ha llevado a construir un modelo de gestión empresarial de enorme éxito.

Para conseguir y mantener el mejor equipo de ingenieros, Google, opta por ofrecerles unas gratificantes condiciones laborales y, no sólo mediante beneficios económicos, como suelen funcionar las empresas convencionales, sino que hacen todo lo posible para que la jornada laboral de un empleado sea realmente seductora, es lo que se denomina motivación intrínseca. En la empresa, sus ingenieros suelen trabajar en grupos de tres a cinco personas especializadas en diferentes ámbitos que, suelen centrarse en un determinado asunto, en definitiva crean pequeños grupos de investigación que se dedican a diseñar y mejorar las múltiples herramientas en las que se basa Google.

Los trabajadores ingenieros de Google gozan de significativos beneficios, tales como un 20 por ciento de su jornada laboral para la completa dedicación a sus proyectos personales. Esta cultura atrae hacia la empresa, a crecidos licenciados universitarios que necesitan conservar algo de autonomía por su carrera investigadora académica y, a inteligentes jóvenes emprendedores que aprovechan la oportunidad para continuar con sus propios proyectos que, en múltiples casos han acabado siendo financiados por Google y, por lo tanto de su propiedad. El tiempo que Google da a sus asalariados suele volver a la empresa como información, innovació y/o contactos. De esa manera, Google puede trabajar en cientos de proyectos al mismo tiempo.

Con un equipo de no más de seis personas, es más fácil precisar lo que cada una de las partes quiere hacer, fijando de esa manera objetivos de rendimiento muy realistas. Además, los plazos de entrega son más controlables ya que, un grupo pequeño de trabajo avanza más rápido que uno grande donde las decisiones finales dan más vueltas. Asimismo, en un grupo reducido de trabajo, el ambiente suele ser menos crispante que en un gran grupo donde, habrá necesariamente más disparidad de opiniones o caracteres enfrentados. La comunicación entre los miembros de un equipo pequeño es más sencilla y más ágil porque entre ellos se conocen mejor y han aprendido a tenerse confianza. (Girard, 2007: 123).

Pero para ser verdaderamente eficientes, estos grupos reducidos de trabajo requieren una coordinación muy particular y Google ha sabido solucionar este asunto siguiendo un modelo universitario, así cuando varias personas quieren trabajar juntas en un asunto, se pueden coordinar a su manera, es decir, carecen de mandos directivos, un modo comunitario en el que además de la interacción constante de los miembros del equipo, estos comparten todos los recursos comunes por igual.

Y, todo este sistema de trabajo en equipo se controla de manera eficiente con lo que se conoce como Groupware o trabajo cooperativo asistido por ordenador, un sistema que engloba cuatro tipo de herramientas: un software de comunicación (e-mail, videoconferencia, mensajería directa), una Intranet para compartir aplicaciones, archivos y documentos, un motor de búsqueda interno y, por último, procedimientos de gestión automatizados.

En el año 2003, cuando comenzaba la era de las bitácoras digitales, Google, adquirió Blogger, una interesante herramienta de comunicación que fue instalada en la intranet de la empresa para permitir una mejor comunicación entre los diferentes grupos y los diferentes proyectos en los que se trabaja. Así, los miembros de un grupo y los directivos de la empresa estaban continuamente en contacto por medio del blog del proyecto, economizando tiempo en reuniones ya que, en estas bitácoras internas estaba toda la información actualizada sobre el proyecto trabajado. Con este tipo de herramientas, se crean dentro de la empresa comunidades de interés, comunidades efímeras que desarrollan valores y criterios de juicio, crean fama y reputación e introducen mecanismos de control de la actividad de cada persona. (Girard, 2007: 133).

Toda esta liberación de jerarquías clasistas, han conllevado a un rápido crecimiento de la empresa. Sobretodo la imponente regla del 20 por ciento que, ha favorecido además los contactos con el mundo académico que siempre le ha dado una ponderada divulgación a las novedades tecnológicas de Google, a través de sus publicaciones, lo que desde el punto de vista empresarial ha sido un valor añadido para su imagen de marca, ya que el sector académico y las publicaciones que de él se derivan, goza de muy buena reputación.

En Googleplex, el centro neurálgico de la empresa en California, hay todo lo necesario para que un trabajador no quiera abandonar su puesto de trabajo; disponen de servicio de cafetería totalmente gratuito, salas de juegos, pistas de voleibol, centro de masajes, un spa y parques infantiles y monitores para los hijos pequeños de los empleados. Todo un mundo de ocio que no se asemeja nada al de una gran empresa convencional. Sus fundadores, han optado por la motivación para atraer a los mejores, todos quieren trabajar en Google, esto les da prestigio y unas condiciones laborales muy satisfactorias, tanto que los trabajadores de la empresa se sienten como en su casa y acaban siendo altamente productivos. En la central de Google se puede encontrar a multitud de ingenieros trabajando por la noche, quizá para Google o para sus proyectos personales, la cuestión es, que no ansían salir de allí como el resto de mortales deseosos de que nuestra jornada laboral se acabe para recuperar nuestra vida.

Cris Castellanos

Dircom en DLC y founder en Social Brand. Gestión y coordinación de proyectos creativos. Mi objetivo ha sido siempre observar, aprender y perseverar, para crecer y aportar nuevas técnicas creativas basadas en la innovación.